Contribuye
eyecatch image
Análisis 15 diciembre 2019 - 13:00 CET

A Plague Tale: Innocence

Una aventura de sigilo en la que una pareja de hermanos debe sobrevivir a la peste negra

  • PS
  • XB
  • PC
Esteban Canle
  • Desarrollador: Asobo Studio
  • Editor: Focus Home Interactive
  • Lanzamiento: 14 mayo 2019

Actualmente hay una tendencia a saturar los mundos de los videojuegos de muchas opciones, elementos, mecánicas y misiones secundarias. Una situación que lleva a que un buen número jugadores se pierdan y decidan abandonar. Supongo que una posible explicación a esta tendencia es que los diseñadores son conscientes de que parte del público sigue demandando la presencia de contenido como forma de justificar la compra: si no tiene muchas horas, no merece la pena. En ocasiones, todo ese contenido tiene una razón de ser dentro del conjunto, pero ¿cuántos videojuegos serían mucho mejores si les quitásemos esas partes que son totalmente accesorias y que solo sirven para aumentar artificialmente su duración?

A Plague Tale: Innocence no es uno de esos casos. Las intenciones de sus creadores son claras desde el primer momento: han venido a contarte una historia y han decidido que la mejor manera de hacerlo es a través de un videojuego que emplee los recursos justos y necesarios, usando la interactividad que le ofrece el medio para impulsar y hacer avanzar la narración y el desarrollo de sus personajes. A través de su espacio jugable, A Plague Tale quiere contarte una historia de madurez, empatía y cooperación.

Un cuento oscuro sobre madurez

El título de Asobo Studio nos lleva a la Francia medieval, agitada por la peste, la invasión del ejército inglés y la presencia de la Inquisición. En el marco de la guerra de los cien años, la familia noble de Rune verá como su vida cambia en un instante. En un arranque narrativo rápido y turbulento, Amicia y Hugo de Rune, dos hermanos con una relación distante, tendrán que huir de su hogar y cooperar para enfrentarse a amenazas de diversa naturaleza. El mundo, para ellos, ha dejado de ser plácido para convertirse en hostil en cuestión de unas pocas horas tras el asalto del ejército inglés a la propiedad familiar.

Este es un cuento de corte fantástico que utiliza la peste negra para contarnos una historia centrada en la relación entre sus dos protagonistas, y donde el peso de la jugabilidad va a recaer principalmente en Amicia, una adolescente que apenas conoce a su hermano y que se ve forzada por los acontecimientos a cuidar de él. Al principio Amicia y Hugo estarán solos en su huida, pero a medida que la aventura avanza irán contando con la ayuda de más niños y niñas, por lo que acabará formándose un grupo de adolescentes que tendrán que madurar rápido y entender la importancia de cuidar de los demás.

Este grupo de jóvenes no serán los únicos personajes del juego ya que las ratas serán tan importantes como ellos. Funcionan como una mente colmena que encarna a la plaga y serán piezas fundamentales de cara a resolver cada una de las situaciones que el juego nos va planteando, ya sea como sujeto activo usándolas en nuestro beneficio para sortear determinadas zonas, o bien como un elemento que deberemos esquivar. Las ratas funcionan como una entidad, impulsan la evolución de los personajes y ellas mismas mutan y evolucionan conforme avanza la aventura, complicando también la vida de los protagonistas.

El juego se ambienta en una época dura donde hay violencia de todo tipo, sobre todo física, que acaba generando un impacto emocional en los personajes. Sin embargo, llama la atención que esta no es gratuita. Cada una de las acciones violentas que se nos muestran tienen un peso en los protagonistas y sirven como punto de empuje para que avance la trama y para que se establezcan nuevos vínculos entre los personajes, para que se rompan o para reforzarlos. Dejando de lado los elementos fantásticos, el trauma y sus consecuencias son los motores de la historia y lo que deja a los niños y niñas al borde del abismo.

A Plague Tale: Innocence 1
A Plague Tale: Innocence 2
A Plague Tale: Innocence 3
A Plague Tale: Innocence 4
A Plague Tale: Innocence 5

Una jugabilidad coordinada con la narración

La mayor virtud de A Plague Tale es su concreción, su capacidad para narrar de forma limpia y directa; algo que es capaz de hacer sin renunciar a las metáforas y a los momentos contemplativos. También tiene una capacidad asombrosa de dosificar recursos y mecánicas y repartirlos a lo largo de toda la aventura: las distintas mejoras y habilidades que vamos encontrando tienen su propia intencionalidad narrativa y están puestas en el momento y lugar adecuados para que cumplan su papel a nivel jugable. Se trata de un juego que nos proporciona justo lo que necesitamos para superar cada uno de los obstáculos que nos encontramos, no se dedica a generar situaciones artificiales en las que, por un capricho de los diseñadores, tengamos que repetir constantemente unas mecánicas concretas. Además, incluso antes de que nos adaptemos a una mecánica, ya se nos está planteando una nueva alternativa para superar la siguiente situación.

El sistema de juego se basa principalmente en elementos clásicos de sigilo e infiltración, que se combinan con unas habilidades que sirven para distraer, noquear o desarmar a los enemigos. Para superar cada uno de los escenarios, Amicia contará con una honda cuya principal munición van a ser piedras, un elemento que se verá mejorado con nuevas funciones conforme avance la aventura. A mayores, Amicia siempre contará con uno o varios acompañantes del grupo que la ayudarán en la resolución de cada uno de los escenarios. Existen pequeños puzles que requerirán de la cooperación de dos o más miembros del grupo y que, en general, no supondrán un gran desafío.

Cada uno de los niveles se pueden superar de varias formas y el juego ofrece varias alternativas para afrontar cada situación. No obstante, hay momentos en los que hay que matar, directa o indirectamente; aunque al contrario que en muchos otros títulos, aquí está justificado y no es algo que, en general, tengamos obligación de hacer. Así, el juego está diseñado de tal forma que se pueden superar (casi) todas las situaciones caminando en silencio, ocultándose y distrayendo a los enemigos, aunque este planteamiento a veces se vuelve contradictorio y, en la recta final de la aventura, se presentan determinados problemas cuando se empieza a hacer uso y abuso de mecánicas más propias de un shooter que de una aventura narrativa.

A Plague Tale: Innocence

De la claridad de ideas a la saturación

La aventura que nos plantea el estudio francés desprende, ante todo, una gran claridad de ideas. Suele ser habitual encontrarnos con videojuegos que sobreexplotan determinadas mecánicas al considerarlas claves en la jugabilidad. Las repiten una y otra vez hasta que el jugador se satura y cambia de juego. A Plague Tale destaca por lo contrario. El diseño de escenarios, personajes, la narrativa y el diseño mecánico caminan en una misma dirección, detrás de cada elemento presente hay una intencionalidad y hay una justificación clara. Por ejemplo, poder mejorar las piedras que lanzas para encender antorchas y hogueras está justificado desde el momento en que las ratas existen. En general, no sobra ni falta nada en el juego. Asobo Studio ha sido capaz de concretar sus ideas, desprenderse de lo que sobra y repartir el peso de sus mecánicas de una forma más o menos equilibrada a lo largo del desarrollo de la aventura. De hecho, hay situaciones realmente brillantes pero que están limitadas a un momento muy concreto de la trama.

Hay momentos en los que hay que matar, directa o indirectamente; aunque al contrario que en muchos otros títulos, aquí está justificado y no es algo que, en general, tengamos obligación de hacer

A pesar de sus muchas virtudes, el juego no está exento de problemas. En determinados momentos (sobre todo en los tramos iniciales y finales), se nos presenta algo que no esperamos encontrarnos por el contexto, la historia y los protagonistas de la misma: jefes finales. Son muy pocos y están, como digo, en momentos muy concretos de la aventura. Pero entiendo que responden a un doble propósito: por un lado, a satisfacer la necesidad de desafío incluso cuando la historia y personajes no lo piden; por otro lado, a la necesidad de la propia historia de generar más tensión, quizás por encima de lo necesario. Hacia el final del juego hay, además algunas secuencias que se vuelven demasiado complicadas respecto a lo que veníamos haciendo hasta ese momento: secuencias que rompen con la cohesión que había estado manteniendo el juego entre lo que cuenta y lo que deja hacer al jugador.

Conclusión A pesar de todos los pequeños problemas que el juego plantea, la sensación tras acabarlo es de equilibrio. Estamos ante un título que mantiene un pulso narrativo firme y lo pone al servicio de una historia emocionante y desgarradora. Unos personajes tiernos, unos niños y niñas que están en el lugar y momentos equivocados y que se ven forzados a dejar la infancia atrás de forma acelerada. Se trata de un juego que demuestra que los videojuegos necesitan más propuestas como esta, con ideas claras, concretas y bien ejecutadas. A Plague Tale quiere y trata muy bien a sus personajes, los convierte en lo más importante y hace que nos embarquemos en un viaje sobre madurez, amistad y empatía.
chevron_right

Historia emocionante, tierna y desgarradora, acompañada de una excelente ambientación, personajes y banda sonora

chevron_right

Las mecánicas de sigilo encajan a la perfección con la historia y la relación entre Amicia y Hugo

chevron_right

Escasa variedad de situaciones y puzles. IA mejorable. Los coleccionables no aportan demasiado

chevron_right

Algunas fases son demasiado complejas en pos del aumento de la tensión narrativa

chevron_right

Habilidades y recursos ajustados a cada momento y situación

chevron_right

Aventura para un jugador de unas diez horas de duración divida en diecisiete episodios. Dificultad moderada